3 mar. 2013

CONDOLENCIA


 DOMINGO, 3 DE MARZO 





¿Quién siente y cómo la pulsión apremiante por conocer, descubrir y gozar? 
¿Con qué palabras se transmite ese desasosiego y esa ansiedad que hace sufrir? 
Es individual e intransferible. 
En este momento alguien afín la sufre y pienso en el carácter tan diverso que presenta cuando aparece.
No es identificable porque difiere y diside. No se puede participar en ella, no se transfiere.

El hambre de conocimiento y belleza reales y la adicción a evadirse por su carencia tortura a muchos quizás. 
A mí me despierta compasión, complicidad y una sensación de hermandad. 
Me resisto a ignorarla aunque no sufra por ello en el mismo momento que mis seres cercanos. 
Y aunque no puedo, ni sé, ni sabré, desearía tanto saber paliar esa angustia. 
Procuro ponerle un nombre pero no puedo nombrarla. No es repetible. Debe ser existencial.







No hay comentarios:

Publicar un comentario