30 mar. 2013

LABIA


 SABADO, 30 DE MARZO 



Hace siglos la Gramática, la Retórica y la Dialéctica eran tres de las Artes a estudiar. 
Hoy parecen más o menos obviadas y se las trata bastante mal.
Cuando un actor de cine o de teatro habla, recita o declama nos seduce o nos aburre dependiendo de muchos factores. 
Uno muy importante es la voz, ese impresionante instrumento capaz de transmitir información y la forma más elaborada del pensamiento a través de sonidos. 
Oir la voz de alguien, atender cómo la utiliza, qué sensaciones provoca y qué poder alberga es revelador. 
Si tuvieramos el oido aguzado y el sentido crítico afilado, los personajes públicos nos desvelarían muchas de sus carencias y miserias en el grado de elocuencia de su discurso, en el vocabulario que eligen, en cómo lo pronuncian, en la cadencia y en el tono de voz que usan. 
¿Dónde se esconden el sentido y el instinto que nos descubren a un charlatán? ...  
¿Por qué dedicamos nuestro precioso tiempo a escuchar los contenidos más vacuos y las voces más mezquinas y mediocres?

Para equilibrar aqui os dejo este regalito. :-)



http://www.march.es/videos/?p0=142&l=1




No hay comentarios:

Publicar un comentario