8 feb. 2013

INDOCUMENTADOS

 VIERNES, 8 DE FEBRERO 

Diana Vreeland fotografiada por Richard Avedon
  

Diana Vreeland

He encontrado su nombre en varios libros, artículos y biografías siempre relacionado con gente adelantada a su tiempo. 
Diana era eso, una visionaria. 
Los medios hablan, escriben, necesitan airear su vida personal y su carácter, escarban para derribar el mito.

Los visionarios son simplemente esas personas que hacen que este mundo avance. No hay nada superficial en ello. 
La visión de cómo el mundo podría y debería ser. Una mezcla de realidad y ficción invisible para el resto de los mortales.

Diana reinventó la edición de revistas de moda que bajo su mano, publicaban moda con fotografías de Richard Avedon, Irving Penn o Robert Frank y artículos sobre temas que eran vanguardia, todo ello arropado bajo la bándera frívola de la belleza, del estilo, de lo único, algo despreciado hoy por muchos pero de lo que entonces todo el mundo estaba hambriento. ¿Es tan diferente hoy?

"La moda no es sólo ropa, dijo, está en el aire que respiramos diariamente, cambia de continuo y con todo lo que sucede. Puedes ver como se aproxima una revolución en la ropa, puedes verlo y sentirlo todo en la ropa"

A Diana la echaron de Vogue cuando tenía 70 años y como aún se sentía jóven quería trabajar (!)
Oscar de la Renta movió cielo y tierra para que el Metropolitan Museum de Nueva York recibiera fondos para el Costume Institute y creara un puesto para Diana.
Entró como un huracán, revolucionó el concepto de museo que había hasta entonces y organizó exposiciones extraordinarias. 
Empezó con nuestro(?) Balenciaga del que pensaba que sus vestidos eran "para desmayarse". De Yves Sant Laurent dijo que hacía arte, si arte ... era un verbo ... 
Nunca realizó estudios académicos y coqueteaba hablando sobre ello con su estilo, que era inmenso. 

Las fiestas y eventos llenos de celebridades eran el papel celofán. El verdadero regalo que nos hizo fue la integridad de "su idea" de la realidad. 
No era arte sino el verbo para conjugarlo.

Hoy Oscar de la Renta apoya igualmente a Galliano, pero aunque este último se haya disculpado no va a ser perdonado por sus pecados y su caida en desgracia es inevitable. El mundo se lo pierde, mientras perdona a otros individuos mucho más peligrosos.
 
Vogue hoy es un sucedaneo de lo que fue entonces. 
La mayoría de indocumentados editores de moda, si no la totalidad, deberían plantearse si están realmente dotados para percibir la vanguardia y para distinguir lo que está por venir de lo caduco.
La moda está en la calle pero nadie la ve porque la prensa en general no entiende de estilo y vanguardia. En lugar de eso nos informan sobre todo el celofán que los rodea.




2 comentarios:

  1. no es la apariencia, es la esencia ...
    no es el dinero, es la educacion ...
    no es la ropa, es la clase ...
    Coco Chanel

    ResponderEliminar